sábado, 2 de julio de 2016

Reto 9: Mens sana in corpore sano



 Mens sana in corpore sano


Las sábanas me transmiten una sensación de frescura que quiero que nunca se vaya. Mi pequeño oasis en este rincón del mundo me hace pensar que alguna fuerza extraordinaria lo ha creado expresamente para mí, con lo que yo no pienso quejarme, solo disfrutar.

Me levanto de la cama y camino descalza sobre el suelo hacia la sección de la cocina. Nada de aparatos electrodomésticos del mundo civilizado, solo los muebles básicos con lo esencial para preparar la comida, comida extraída del seno de la Madre Tierra.

Una vez satisfecha con un buen surtido de frutas, me dirijo al comedor cuyas vistas me llevan a disfrutar del océano. Podría quedarme en el sofá o tendida en la hamaca para el resto de mis días solamente escuchando el sonido del mar. Mi pequeña casa se encuentra lejos de la ciudad, del desorden, de la avaricia del ser humano, de la infelicidad que asola por cualquier sitio.


Pero lo mejor de este lugar es que tú, amor mío estás conmigo en este lugar, en el que podríamos considerar el fin del mundo. 


Resultado de imagen de cabaña en medio del mar