domingo, 26 de junio de 2016

Reto 5: Parte de tu mundo



Parte de tu mundo

Miré la ventana y reflexioné sobre lo que era mi vida. Había sido la hija perfecta para mis padres, había conseguido un expediente intachable, pero me quedaban muchas cosas por conseguir y en la situación en la que me encontraba, no avanzaría mucho. 

El mar que podía ver por la ventana era azul, limpio y puro. 

Cuando la ira y el odio me corroía, me pasaba horas y horas oyendo el sonido del mar y hasta que me di cuenta de que quizá tenía que ser yo misma la que escogiera mi camino y no otras personas por mí. No es que tuviera nada que objetar a mi familia, pero a veces quisiera ser yo la que tomara las riendas.

Las gaviotas volaban libres y rápidas como el viento sobre el mar.

En el fondo, sentía un poco de envidia de mi amiga Lucy. Ella había tomado otro camino y ahora vivía feliz con su querido esposo y su pequeño surcando los mares. 

Miré la foto de quien había sido una maestra para mí y abracé el retrato. 

Unas lágrimas cayeron sobre mis mejillas y tomé mi decisión. Ahora sería yo quién decidiera por mí sola y nadie más. Surcaría los mares cual aventurera protagonista de novelas y conocería todo tipo de historias, leyendas y descubriría cosas. Preparé mi maleta y me dirigí al puerto de la ciudad.

En mi cabeza, resonaban las palabras que dejé en una carta a mis padres:

Papá, mamá, esta decisión ha sido precipitada, aunque creo que en el fondo ya la había tomado hace mucho tiempo y es ahora cuando me pongo a realizarla. No os preocupéis por mí. Os escribiré desde los lugares a los que llegue. Os quiero.